Dieta de mantenimiento

Las dietas de mantenimiento son aquellas a largo plazo que nos hacen mantener el peso donde nos interesa después de haber hecho una dieta para adelgazar o para engordar.

Lo normal es que la adaptación no sea fácil, porque venimos de un hábito más estricto (la dieta anterior) y nuestro concepto es “ya la he acabado” y queremos volver a comer los alimentos prohibidos.  Si bien nos los podemos permitir puntualmente, debemos ser consecuentes con aquello que hemos obtenido si lo queremos conservar.

Ensalada en dieta de mantenimiento

Hay muchos tipos de ensalada para incluir en las dietas

Evidentemente debemos hacer una dieta de mantenimiento de acuerdo a nuestra nueva forma física.  La mayoría de las personas que hacen una dieta han tenido como motivación perder peso, pero hay muchas cuyo objetivo es ganarlo, y como es lógico no pueden seguir la misma dieta.

No obstante, las pautas básicas sí son comunes.  Sobretodo el hacer un plan de comidas que aporte toda la energía y nutrientes que vayamos a necesitar.

Además de esto, no debemos olvidar el ejercicio físico.  La dieta de mantenimiento suele tener más calorías que la de adelgazamiento y debemos compensar ese exceso con ejercicio.  Si la dieta era para ganar peso, lo más habitual es que se busque masa muscular y el ejercicio ya debería ser una rutina durante la semana.

Buscar variedad de alimentos y combinarlos entre ellos hará más llevadera nuestra nueva alimentación saludable y nos ayudará con nuestra salud.

DIETA DE MANTENIMIENTO SALUDABLE

Hay que hacer cinco comidas al día.  Desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena evitando picar entre horas.

Debemos estudiar nuestro caso particular y diseñar la dieta en función de nuestras necesidades.  Adaptaremos el aporte de hidratos de carbono, minerales, vitaminas y proteínas.

Debemos evitar al máximo las bebidas alcohólicas, el azúcar y la miel.  Evidentemente esto incluye refrescos.  Quedaríais espantados de la cantidad de azúcar que llevan.

Beber agua es vital.  Entre un litro y medio y dos al día está bien.

Ejemplo de comida saludable: el salmón a la plancha con guarnición en dieta de mantenimiento

El salmón a la plancha es muy sabroso y perfecto en nuestra dieta.

La carne y el pescado que comamos siempre que se pueda debe hacerse a la plancha, hervido, al vapor o al horno.  Toda fritura evitada es grasa que no entra en el cuerpo.

EJEMPLO DE UNA DIETA DE MANTENIMIENTO

Desayuno:

Café con leche desnatada, infusión o zumo.  Se puede tomar con galletas, cereales integrales o una tostada con aceite.  Tomar una pieza de fruta.

Almuerzo:

Barrita de cereales, yogurt o dos piezas de fruta.

Comida:

Ensalada, un caldo y carne o pescado (plancha, hervido, al vapor, al horno etc…) con guarnición, a ser posible a base de verduras u hortalizas.

Para el postre se puede tomar una pieza de fruta o un yogurt desnatado.

Merienda:

La merienda debe ser ligera, por ejemplo una infusión, un zumo, una pieza de fruta… simplemente para aguantar.

Cena:

La cena también debe ser ligera.  Es el final del día y no vamos a hacer mucho trabajo.  Platos que pueden estar bien:

Verduras a la plancha y pescado.

Tortilla francesa con jamón dulce.

Cremas y purés de verdura con pescado.

Pollo con verdura y patatas asadas.

Como puedes ver todas estas ideas son fácilmente combinables para aumentar la variedad de platos.  ¡Con un poco de investigación incrementarás la lista de platos enseguida!  Además aquí mismo encontraras recetas muy interesantes y buenas.

¡Ya sabes, si te gusta dale al like!

Resumen
Nombre del artículo
Dieta de mantenimiento
Autor
Descripción
Dieta de mantenimiento para no engordar. Pautas, consejos y ejemplos. Recetas bajas en calorías.
¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *